LOS MEJORES EDULCORANTES NATURALES PARA EL TÉ

¿Es correcto endulzar el té?

Al disfrutar de una taza de té, a menudo surge una pregunta: ¿Puedes endulzar el té?

Aunque en Tipos de té no utilizamos ningún tipo de aditivos para apreciar el máximo rendimiento de esta bebida milenaria (sin nada que cambie sus características sensoriales), pero cuando vamos a tomar té para «agradar», el panorama es diferente.

Desde el olfato hasta el gusto, la degustación técnica del té involucra todos los sentidos. La experiencia de degustación incluye el análisis de todos los aspectos, incluidos los atributos de calidad directamente relacionados con el estado de conservación o la presencia o ausencia de defectos.

Por tanto, si añadimos azúcar u otros edulcorantes al té, impedirá que lo apreciemos adecuadamente, ya que puede «enmascarar» muchas de sus características.

Por otro lado, si su objetivo es simplemente disfrutar de una taza de té en la comodidad de su hogar o reunirse con amigos, y no hay un propósito técnico, siempre puede agregar estos añadidos.

Como siempre, es importante pasar un buen rato eligiendo nuestro té favorito y cómo nos gusta. Pero, ¿cómo se endulza el té? Para ello, veremos un sinfín de posibilidades a continuación: desde la clásica cucharadita de azúcar, hasta alternativas más saludables, más naturales o elecciones más artificiales.

La alternativa natural al azúcar

Cuando hablamos de la dulzura de un alimento solemos relacionarlo directamente con el azúcar, un endulzante natural que se obtiene de la caña de azúcar o de la remolacha mediante procesos industriales. Existen diferentes tipos de este endulzante:

  • Azúcar blanco: Para refinar el azúcar blanco es necesario usar sustancias químicas como el ácido fosfórico. Por ello, siempre surgen debates acerca de sus posibles efectos perjudiciales para la salud.
  • Azúcar moreno: El azúcar moreno es azúcar refinado con un agregado de melaza. También puede incluir colorantes en ciertas ocasiones.
  • Azúcar mascabo: Su color es similar al del azúcar moreno, pero es una opción más natural. Al no ser refinado, este azúcar conserva sus nutrientes.

Existen muchos estudios y documentaciones que recomiendan que se elimine este producto de la dieta, o por lo menos, sustituir el azúcar blanco refinado por edulcorantes naturales.

¿Qué son los edulcorantes naturales?

Los edulcorantes naturales tienen origen en la naturaleza y no son químicos que se producen en fábricas o laboratorios. Estos edulcorantes surgen de las plantas o pueden ser sintetizados por animales, como las abejas con la producción de la miel.

La gran mayoría de los edulcorantes tienen un alto valor calórico (como la miel), pero también existen algunos de bajo valor calórico como la Stevia, que incluye varios beneficios para la salud.

En tipos de té, te mostraremos todos los beneficios de los edulcorantes naturales.

Los tipos de edulcorantes más comunes

Los siguientes, son los sustitutos más populares del azúcar, los cuales tienen diferentes beneficios:

  • El té con miel de abeja: Este té es perfecto para aliviar los síntomas del dolor de garganta. La miel cruda es de las mejores.
  • El té con stevia: Este té es uno de los sustitutos naturales más populares. Se extrae de una planta llamada Stevia rebaudiana y no contiene fructosa. Este edulcorante es bastante más potente que el azúcar, por lo que hay que tener cuidado de no excedernos.
  • El té con panela: Se elabora a partir del jugo extraído de la caña de azúcar. Está considerado como el más puro de todos los azúcares, ya que no pasa procesos químicos.
  • El té con sirope de yacón: Cuenta con grandes propiedades nutricionales y medicinales. Este alimento originario de América del Sur, es utilizado desde la antigüedad por sus propiedades.
  • El té con sirope de arce: Este dulce es fabricado a partir de la savia del arce azucarero, arce rojo o del arce negro.

El té con melaza: Es conocido como miel de caña. Su color es más oscuro y el sabor más intenso que el de abeja. Es nutritiva y rica en calcio, hierro, potasio, etc…

Respecto a los edulcorantes artificiales, la sacarina y el aspartamo son de los más conocidos. Estos, son más potentes que el azúcar, por lo que hay que vigilar las cantidades para endulzar la bebida.

Evitar ciertos edulcorantes artificiales

Como con el resto de alimentos, la elección de lo que comemos día a día dependerá de cada uno y en el mercado hay todo tipo de opciones. El valor calórico de los edulcorantes artificiales es mucho menor que el azúcar o sus sustitutos naturales, pero no por ello debe ser más saludable.

Estos edulcorantes no contienen los nutrientes naturales del azúcar, y como su nombre indica, es un producto artificial. Si tomamos estos edulcorantes con una cierta regulación, podemos incluirlos perfectamente en nuestra dieta, pero estos no deben ser la base de la misma.

¿Por qué debemos sustituir el azúcar?

Según la Organización Mundial de la Salud, el azúcar no debe aportar más del 10% de las calorías diarias en la dieta, tanto de niños como en adultos.

Para una dieta de 2000 calorías, la cantidad es de unos 50 gramos de azúcar, el equivalente a 12 cucharadas de café. Pero si bien son tolerables estos 50 gramos al día, se aconseja un máximo de 25 gramos. Lo más probable es que la gran mayoría de personas deban de hacer un reajuste en su alimentación.

Es por ello que existen estos endulzantes naturales de los que hemos hablado anteriormente, como una alternativa para sustituir el azúcar blanco.

¿Cómo se debe sustituir el azúcar?

El azúcar siempre ha sido el endulzante por excelencia, tanto para el té como para otras preparaciones.

Cambiar los hábitos respecto a su consumo es cuestión de tiempo, ya que grandes cambios llevan su periodo de transición, es por ello que debemos de ir cambiando a los endulzantes naturales progresivamente.

La clave es empezar de menos a más y elegir conscientemente lo que queremos aportar a nuestro cuerpo. Por ejemplo, si estamos muy habituados a consumir azúcar con el té, podemos ir bajando semana a semana las dosis hasta llegar a cambiarlo por un endulzante, y a raíz de ahí, ir probando los endulzantes que más te gusten.

Leave a Reply